Cómo mantener la motivación al aprender piano: Consejos y estrategias

Mantener la motivación y tener el hábito de practicar constantemente es la habilidad más importante que puedes tener. Mucha gente no considera el simple hecho de practicar como una habilidad, pero realmente lo es.

Hay técnicas y estrategias que te ayudarán a mejorar los resultados de tu práctica y pueden reducir el tiempo de práctica a la mitad. Si no practicamos de la manera correcta, los resultados tardan más en llegar, y si no vemos resultados perdemos el interés y la motivación en continuar practicando. Por eso es tan importante tener una rutina de práctica bien estructurada. Para poder ver los resultados progresivamente y mantener las ganas de seguir aprendiendo a tocar el piano.

¿Cómo me mantengo motivado?

Inevitablemente habrá momentos más difíciles que otros. Momentos en los que te sientas estancado y tu motivación decaiga, lo que lleva a que practiques menos. O incluso si practicas, la energía y emoción no será la misma. Te distraes con facilidad o no te concentras bien.

Esto es muy peligroso porque crea un ciclo negativo. Al sentirte estancado pierdes motivación. Al perder motivación practicas menos y peor. Al practicar menos no observas resultados mejores. Lo que vuelve a llevar al sentimiento de estar estancado y disminuye de nuevo la motivación.

Ahora veamos el lado contrario, digamos que estás aprendiendo una canción que te gusta rápidamente. Todos los días que practicas te levantas del piano y te sorprendes de lo mucho que has logrado. Te sientes bien, así que al día siguiente te despiertas con ganas de practicar. Estás dominando las diferentes secciones de la canción y tienes ganas de tocarla completa, tantas que incluso empiezas a practicar más de lo habitual. Una vez logras aprenderla por completo te sientes bien, la tocas delante de tu familia o amigos y te dicen lo mucho que has progresado. Esto te enorgullece y te entran más ganas de practicar y aprender otras canciones.

Esto es un ciclo de motivación positiva y es el estado mental óptimo para una mejora rápida.

Has visto la importancia de estar motivado, pero te estarás preguntando qué debes hacer si te encuentras como en el primer caso, sin observar resultados y sin ganas de practicar. Bien, veamos a continuación unos pequeños consejos para salir cuando antes de los ciclos de motivación negativa.

1. Establece Metas Claras y Realistas

El primer paso para mantener la motivación es tener metas claras y alcanzables. Define lo que deseas lograr con tu aprendizaje de piano. Puede ser tocar una canción específica, dominar una técnica particular o incluso llegar a un nivel avanzado. Al tener metas claras, tendrás un propósito claro para tu práctica y un sentido de logro cuando las alcances.

2. Divide tus Metas en Pasos Pequeños

Descomponer tus metas en pasos más pequeños y manejables puede hacer que el proceso sea menos abrumador. Por ejemplo, si tu objetivo es tocar una pieza musical complicada, divide la pieza en secciones más pequeñas y practica una sección a la vez. Celebrar tus logros en cada paso te dará un impulso constante de motivación.

3. Practica la Paciencia y la Consistencia

El aprendizaje del piano puede ser desafiante, y es normal cometer errores y enfrentar obstáculos en el camino. La clave es la persistencia. No te desanimes por los errores, ya que son oportunidades para aprender y mejorar. La paciencia es igualmente importante; el progreso puede llevar tiempo, pero cada pequeño avance te acerca a tus metas.

La consistencia en la práctica es esencial para el progreso y la motivación. Establece un horario de práctica regular que se adapte a tu vida diaria. Incluso dedicar solo unos minutos al día puede marcar la diferencia. La práctica constante refuerza tu habilidad y te ayuda a mantener el impulso.

4. Experimenta con Diferentes Estilos y Géneros

La versatilidad es una excelente manera de mantener la motivación. Experimenta con diferentes estilos musicales y géneros. Esto te desafiará y te dará una amplia perspectiva musical. Además, puede ayudarte a descubrir nuevos aspectos de la música que te inspiren.

5. Trabaja en una canción completamente nueva

Una de las fuente más grandes de frustración viene cuando estás trabajando en una pieza desafiante en la que no terminas de progresar y te quedas estancado durante un tiempo. La falta de progreso empieza a matar la motivación.

Lo mejor que puedes hacer en este caso es dejar la pieza durante una semana. Esto no significa que te des por vencido o que la abandonas. Simplemente déjala aparcada durante una semana y elige una nueva canción más fácil para aprender. Una que no te desafíe demasiado. Y tómate una semana para aprenderla.

6. Cambia tu rutina de práctica durante una semana

Hay un par de formas de hacerlo. La primera es hacer una semana de bloques cortos de práctica. En este tipo de práctica, en lugar de practicar durante una gran cantidad de tiempo continuado, practicas en pequeños bloques de 5 a 10 minutos a lo largo del día. Por ejemplo, 5 minutos al levantarte. 10 minutos más al volver del trabajo o de la escuela. Y otros 10 minutos antes de irte a dormir. En cada uno de estos bloques, concéntrate en algo específico. Luego, después de una semana, vuelve a tu horario normal de práctica.

También puedes cambiar la rutina de diferentes maneras. Como cambiar tu sesión de piano a una hora diferente del día. O cambiar el orden en el que practicas la técnica, escalas, canciones, por ejemplo.

7. Ponte retos

Este método quizá no sirve para todas las personas, pero si eres competitivo te será muy útil. Básicamente, se trata de tomar un solo aspecto del piano y establecerte un reto para una semana. Por ejemplo, si en tus sesiones de práctica normales has estado trabajando en escalas, podrías retarte a aprender arpegios. Establece parámetros medibles para saber si cumples el reto o no. Por ejemplo, tocar arpegios de 3 octavas con las 2 manos en las 12 escalas mayores a un tempo de 80bpm.

Olvida tu práctica habitual durante una semana y simplemente céntrate en completar este reto. Al cabo de la semana vuelve al plan establecido anteriormente. Puedes utilizar este tipo de retos para aprender cosas que no estabas aprendiendo, como podrían ser escalas, acordes, arpegios, tocar de oído, leer partituras, etc.

Para hacerlo más interesante, en lugar de retarte a ti mismo, puedes hacerlo público y decírselo a algún familiar o amigo. De esta manera tendrás más presión y estarás más motivado para cumplir el objetivo.

8. Mantén un Diario de Progreso

Llevar un diario de progreso es una forma efectiva de rastrear tu desarrollo. Anota tus metas, registra tus logros y reflexiona sobre tu viaje musical. Ver cuánto has avanzado a lo largo del tiempo puede ser enormemente motivador.

9. Conéctate con la Comunidad Musical

Unirse a grupos locales de música o comunidades en línea puede ser inspirador. Compartir experiencias, obtener comentarios de otros músicos y participar en colaboraciones musicales pueden alimentar tu pasión por el piano.

10. Recuerda por qué Comenzaste

Finalmente, cuando la motivación flaquea, recuerda por qué comenzaste a aprender piano en primer lugar. Conéctate con la emoción inicial y la alegría que te trajo la música. Esto te recordará por qué vale la pena el esfuerzo y te ayudará a seguir adelante.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *